SLIDER

¡LES DOY LA BIENVENIDA!



En este blog, además de encontrar contenido relacionado con mi labor, encontrarán entradas sobre otros aspectos de la vida que me apasionan y despiertan mi interés.
¡Gracias por pasar!


NEWSLETTER

Ingresá tu mail:

TO DRAW OR NOT TO DRAW [Esa es la cuestión]

"Dibujo desde que tengo memoria" es una de las frases que me definen al momento de presentarme.
Si bien he hecho muchas actividades relacionadas con el arte y las manualidades, el dibujo es una constante en mi vida. El otro día justamente me topé con la fotografía del dibujo que me llevó a pensar que tal vez dibujaba bien y que menciono en la amorosa entrevista que me hizo Tes Nehuén a principio de año.


Siempre sostuve que cualquier persona puede dibujar, solamente hace falta tener ganas de hacerlo y dedicar el tiempo suficiente. Sí, puede ser que alguien tenga capacidades innatas, que le cueste menos y llegue a mejores resultados en menos tiempo. No soy genetista y no creo que eso sea un aspecto determinante al momento de dibujar. Si cuando éramos niños dibujábamos todos y luego aprendimos a escribir, y en la adultez escribimos todos pero no todos dibujamos... hay gato encerrado.
Recuerdo la alegría que me embriagó cuando escuché la conferencia que dio Puño sobre el dibujo y la creatividad. No podía creerlo, expresaba de maravilla lo que opino con respecto a este tema. Si no tienen el gusto, se los recomiendo, es imperdible.

El dibujo es tan válido como la palabra al momento de comunicar un mensaje, de transmitir una sensación. ¿Por qué no se fomenta su uso? Hace un tiempo estaba tan obsesionada con este tópico que cada vez que organizaba una reunión, llegaba un momento en que hacía circular una hoja de papel y lápices o biromes con la consigna "dibujar un perro", por ejemplo. Al principio nadie quería, pero al plantearlo como juego, comenzaban a animarse, y al final estaban casi todos contentos con el resultado. Lógicamente que no era un dibujo académico, pero les aseguro que si había un solo dibujo "de palotes", era mucho. Aquellas personas que no dibujaban, en realidad, sí dibujaban. Y eso en una circunstancia fortuita, con una anfitriona obsesionada con los trazos. Entonces me pregunto qué sería del dibujo si continuaran haciéndolo, si sostuvieran la actividad en el tiempo y con cierta periodicidad.

Se han borrado los nombres de los autores para preservar su identidad.


Infantes de mi familia se han quedado anonadados mirando mis dibujos y han expresado su deseo de dibujar así pero ante mi desafiante "Y bueno, hacelo" me han respondido que no pueden, que no saben. El tema es sencillo, si en vez de jugar a los videojuegos o de estar navegando en internet, se pusieran a dibujar, podrían. No todo el mundo siente la necesidad de dibujar, eso lo entiendo. Pero de ahí, de no tener el interés, a decir que no saben o que no pueden, me parece un tanto extremista.
Yo nunca dejé de dibujar y espero no dejar de hacerlo nunca. ¿Ustedes... dibujan? 
© Libretas y demases • Theme by Maira G.